martes, 18 de septiembre de 2007

Ay! Pepe tenías que fallarnos así....


Con todo este tema de la paliza que le pegaron al hijo de Pepe Eliaschev, indirectamente, nos fuimos enterando, de muy buenas fuentes, cosas muy desagradables con respecto a papá. De todos modos no mezclaremos lo ocurrido en la Utpba con estas cuestiones. Resulta que Don Pepe ingresó a Radio Nacional allá por el 2001 cuando dejó Radio del Plata. Desembarcó de la mano de su productor de siempre, Marcelo Manuelle, que en ese momento se desempeñaba como director de la emisora, épocas de la Alianza. Lo irregular fue el contrato leonino que cerró con el Estado. Embolsaba 5 mil pesos convertibles, más casi el total de la publicidad, ¡¡fortuna!!. Luego en uno de los cambios de administración se le quitaron algunos privilegios. Se llevaba el total de la publicidad, que facturaba muy bien, y no le daban sueldo, igual era un buen toco. Así fue como empezaron los problemas con la llegada de Mona Moncalvillo, que dicho sea de paso, no es santo de ninguna devoción. Al hombre pretendieron quitarle un pocentaje de su entrada en divisa y él se negó. Allí fue cuando a fin de año la "Directora" lo llamó a su celular y le dijo "Negro, c'est fini". Ahí Pepito empezó con la historia de la persecución ideológica, que no por esto deja de ser cierta en parte (ya todos conocemos a los K), pero que oculta el lado comercial de la cosa. Entrando en lo anecdótico, en la emisora dejó un amargo recuerdo debido en particular a sus histéricas y extrañas manías. Se llevaba su propia goma de espuma para el micrófono de estudio, e hizo poner una persiana americana en el vidrio que da a los pasillos donde trabaja la producción para alcanzar el éxtasis cuando realizaba sus acépticas editoriales. Todo un personaje para el diván y los negocios.

1 comentario:

F. Fabian dijo...

Siempre me hizo dormir Eliaschev